Los padres de un sobrino nuestro eligieron como regalo de boda para los asistentes al evento, una botella de aceite de oliva y una sal especial. Prescindiendo de los envases y el marcaje original, diseñamos las etiquetas y el envase contenedor. El resultado fue un detalle con cierto atractivo que gustó mucho a los invitados.